Los roles femeninos: cómo no perdernos en ellos

Las mujeres solemos creer que nuestra identidad se basa en el rol que ejercemos como madres, parejas, profesionistas, empresarias, estudiantes, activistas… pero éstos son sólo eso: roles que vamos desempeñando dependiendo de la etapa de la vida en la que nos encontramos, pero que de ninguna manera nos definen como personas.

Redacción INSUMISAS

 

Si bien es cierto que siempre debemos cumplir nuestras responsabilidades, también lo es el hecho de que, para no perdernos en nuestros roles, tenemos que encontrarnos a nosotros mismas. Sin embargo, entre nuestra larga lista de tareas y compromisos diarios nunca reservamos un espacio para meditar, para escucharnos a nosotras mismas, para reflexionar sobre lo que realmente queremos en la vida.

Optamos por la salida más fácil y práctica: hacer de nuestros roles una especie de máscaras que podemos ponernos y quitarnos cuando así lo queramos, pero la realidad es que acaban «pegándose» a nuestros rostros y, cuando la vida nos las quita a la fuerza y sin avisar, entramos en una profunda crisis existencial, porque siempre terminamos por identificarnos enormemente con ellas. Un ejemplo de ello es cuando cambiamos de estado civil, o bien cuando nos convertimos en madres por primera vez.

Por ello es indispensable conocernos, saber quiénes somos y qué es lo que queremos, y así podremos jugar nuestros roles con mayor facilidad y sin apegos. Para ello debemos establecer claramente tres cosas:

  • Lo que realmente es prioritario en nuestras vidas: Aquí entra lo que nos apasiona, lo que realmente nos hace felices, lo que verdaderamente va a permitirnos realizarnos como seres humanos y como mujeres… en suma, lo que nos va a llevar a trascender.
  • Los roles que estamos desempeñando en este momento. Estos roles, que siempre deben ser asumidos voluntariamente y plenamente conscientes, implican una serie de responsabilidades que tenemos que cumplir. Haz una lista de estos roles yendo del más prioritario hasta el menos relevante, y haz otra lista ordenándolos de la mayor a la menor duración que tendrán a lo largo de la vida. Esto te ayudará a comprender que los roles no permanecen y cuáles son verdaderamente prioritarios en este momento de tu vida.
  • Una lista de responsabilidades con nosotras mismas (físicas, emocionales, mentales y espirituales), que no debemos dejar de cumplir bajo ningún motivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat